domingo, 5 de julio de 2020

¿Un paso adelante contra el greenwashing de los ODS?


SDG Ambition

Hemos escrito en múltiples oportunidades sobre el uso que hacen las empresas de los ODS para aparentar contribuciones y sobre los esfuerzos de Pacto Mundial para que reporten muchas acciones, sin importar su impacto real, lo que contribuye al greenwashing (ver Mis veinte artículos sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la RSE (actualizado a mayo 2020)).

Y hemos sido uno de los más persistentes críticos y cuando hay acciones positivas es justo reconocerlo.  Nobleza obliga. Parece que finalmente el Pacto Mundial de la ONU está tomando medidas que pueden reducir el abuso por parte de las empresasHasta ahora se contentado con promover, a mansalva, el reporte de acciones que tuvieran algo que ver, directa o indirectamente, real o aparente, con la contribución de la empresa privada al logro de los ODS (ver Los riesgos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para las empresas responsables).

A principios del 2020 el Pacto Mundial lanzó una iniciativa, SGD Ambition, que pretende hacer más efectivas las contribuciones de las empresas. Se han publicado dos documentos, SDG Ambition – Scaling Business Impact for the Decade of Action, que introduce la iniciativa, y SDG Ambition – Introducing Business Benchmarks for the Decade of Action, que es un borrador para consulta sobre los indicadores. Se espera publicar el tercero a finales del 2020, SDG Ambition – Management Integration Guide. 

 

 


 La iniciativa está basada en tres pilares:

  • Hacer las contribuciones a los ODS como parte del propósito, estrategia y gobierno corporativo de la empresa. O sea, hacerlas parte de la razón de ser la empresa.
  • Integrarlo en todas las actividades de la empresa: productos y servicios, gestión del capital humano y en las decisiones de asignación de recursos financieros.
  • Profundizando el involucramiento de los stakeholders, que para ellos quiere decir reportar, reportar, incluirlo en sus actividades de comercialización y en las asociaciones con otros entes. Nótese que el involucramiento es un solo sentido, de la empresa a los stakeholders, y que se propone el uso de los ODS en el mercado de productos y servicios (¿invitación al greenwashing?)

 De esta brevísima descripción se puede entender el nombre de la iniciativa: Ambición!  Las actividades de las empresas deben fundamentarse y girar alrededor de los ODS.

Pero tiene algunas características que dan esperanzas.


Errores que corrige

  • No promueve el reporte de contribuciones a mansalva, como lo han hecho muchas de sus guías (pero no puede evitar la tentación y pone el reporte como una de las actividades prioritarias).
  • No promueve que se destaquen las contribuciones en términos financieros, lo que hasta ahora ha inducido a la exageración, sobre todo en el tema del financiamiento de los ODS (ver El Pacto Mundial se hace trampas al solitario: Falacia e ilusión).
  • No promueve que se reporten contribuciones al mayor número posible de metas.

 

Acciones que pueden ser efectivas

  • Es enfocado a los ocho Objetivos en los que las empresas pueden un impacto más relevante.
  • Promueve el paso de descripción de acciones (outputs) a reporte de impacto (¡por fin! ¡ojalá lo logren!).
  • Propone la acción y reporte en base a una serie de indicadores reducidos.
  • Producirá una guía de implementación.

 

Pero, algo le falta

 Le falta un mecanismo de supervisión y control, que no sea como las inocuas Comunicaciones de Progreso (COP) que envían las empresas al Pacto Mundial, reportando sobre sus supuestas acciones en respuesta los 10 Principios del Pacto. 


Decíamos en el artículo Needed: A systematic effort to monitor and report greenwashing related to the SDGs (énfasis añadido): 

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas quiere se reporten el mayor número y volumen de “contribuciones” posibles y no se ocupa de verificar la legitimidad de esas iniciativas. A las empresas les gustan lo beneficios que se derivan del greenwashing, especialmente si los costos de hacerlo son bajos o inexistentes. Pero a largo plazo no pueden dares el lujo de perder la confianza de la sociedad.  Y la Sociedad necesita esfuerzos legítimos para lograr el desarrollo sostenible. 

La sociedad necesita de un mecanismo institucional independiente para desvelar a las empresas que utilizan sus supuestas contribuciones a los ODS para su lavado de cara. Esto tendría el efecto inmediato de estimular las contribuciones legítimas a los ODS y prevenir las formas más burdas de lavado de cara. Desafortunadamente, tal mecanismo También reduciría el nivel de contribuciones reportadas y haría aparecer como que el logro de los ODS está distante. 

Los que abusan del sistema deberían ser denunciados para así preservar la reputación de aquellos que hacen contribuciones legítimas a los ODS y para estimular la participación de otros.

 

Y si queremos ir más allá:

 Podríamos pedir que demuestren que las contribuciones cumplen, en la medida de lo posible, con los siguiente cinco criterios que habíamos propuesto para evaluar su legitimidad en ¿Legitimidad o greenwashing en la contribución de las empresas a los ODS?: Criterios para discernir (20 diciembre 2017): 

  1. ¿Es esta una acción incremental (debida a la existencia de los ODS o lo hacen/harían como aun sin ellos)?
  2. ¿Es material (transformativa, no solo cosas menores)?
  3. ¿Es contextual (parte integral de estrategia de la empresa)?
  4. ¿Tiene un impacto medible?
  5. Y lo más importante, ¿es sostenible en el tiempo o algo casual, esporádico? (See Contributions of businesses to the SDGs: Legitimate or greenwashing?). 

No es que las contribuciones que no cumplan con estos criterios deban ser consideradas ilegítimas, pero sí que su legitimidad y credibilidad es mayor en la medida en que las cumplan.


En resumen

Ambicioso ¿Un paso adelante del Pacto Mundial? Ojalá así sea. 

Esperemos que la futura guía para la operacionalización incorpore criterios de legitimidad y mecanismos para su verificación. Si se siguen aceptado las declaraciones de las empresas sin constatación alguna habremos progresado poco y continuará el estímulo al greenwashing usando los ODS. 

Y estimulamos a los consultores que asesoran a las empresas en las acciones y reportes de contribuciones a los ODS a presionarlas a que solo reporten acciones tangibles, con impacto sobre el desarrollo económico y social del planeta.  No tienen que ser muchas, tienen que ser efectivas. 

Mientras tanto, a nivel de los promotores independientes de la sostenibilidad, como parte de la sociedad civil, debemos seguir estimulando que las contribuciones de la empresa privadas al logro de los ODS sean legitimas y que el Pacto Mundial siga en la dirección de exigir efectividad e impacto por sobre el objetivo de números y apariencia.  

Y denunciar a los que abusen del sistema. 

Y discúlpeme querido lector: No he podido evitar la tentación de ser crítico con el Pacto Mundial y los ODS, aun destacando algunos aspectos positivos.

 

 

 

 


No hay comentarios: