domingo, 25 de octubre de 2015

Los directivos “improductivos”: ¿No es creación de valor económico el evitar su destrucción?


El Prof. Antonio Argandoña publicó el 20 de octubre en su blog un provocativo artículo  Hay directivos que “sobran” en la empresa.  No en forma de pregunta sino en forma de afirmación.  Por supuesto que luego de argumentar que si bien en opinión de muchos directivos pueden sobrar algunos, los que llevan los temas de responsabilidad y compliance, el deshacerse de ellos conllevaría riesgos.  En su sencillez el artículo contiene profundas observaciones.

En el artículo comenta que para algunos directivos sus colegas que se dedican a promover esos temas dentro de la empresa no crean valor económico.  Pero en respuesta se hace una serie de preguntas:

 ¿Todo se reduce a crear valor, valor económico, a corto plazo, para los accionistas, para tener contentos a los inversores, y los demás que se fastidien? ¿No hay otros valores? ¿Crean valor económico los empleados que corrompen funcionarios, que incumplen la ley medioambiental, que compiten con las cartas marcadas, que dejan de pagar impuestos…? ¿Crean valor para la empresa, o la meten en riesgos de consecuencias que pueden ser desastrosas? (énfasis en el original).

Y concluye que:

Necesitamos directivos “improductivos”, de los que saben involucrar a las personas, “meterlas” en los proyectos de la empresa, convencerles de que hay que trabajar bien, sin engañar a nadie (ni siquiera al fisco), mejorando la reputación de la organización (que es lo que les gusta a los empleados, y lo que les permite dormir tranquilos por la noche) (énfasis en el original).

Da en clavo sobre uno de los grandes problemas que deben afrontar esos “directivos improductivos”.   Los que defendemos la importancia de que las empresas asuman sus responsabilidades ante la sociedad muchas veces nos vemos forzados a usar el “argumento empresarial”, o sea  que esa asunción de responsabilidad rinde beneficios económicos, en el corto o en el largo plazo.  Es la manera de convencer a los escépticos aunque como muy bien pregunta el Prof. Argandoña es que “¿No hay otros valores?”. Claro está que los hay, pero muchos directivos no los quieren o no los pueden ver ya que los incentivos positivos y negativos a su comportamiento suelen incluir solo los económicos…….. y en el corto plazo.  [i]

El artículo me tocó en lo más hondo. Hace algunos años el suscrito dirigía un departamento con funciones de responsabilidad y compliance que según la gran mayoría de mis colegas gerentes contribuía poco a la “creación de valor económico”, obstaculizábamos las operaciones al exigir compliance, identificando posibles riesgos sociales y ambientales que había que mitigar, aumentando los costos de las operaciones.  Era una opinión muy difundida dentro de la organización.

En una reorganización de esas que se hacen periódicamente para parecer que nos estamos poniendo al día se aprovechó para disolver mi departamento y dispersar la mayoría de sus funcionarios al resto de la institución para que “vez de molestar (la palabra usada fue otra) contribuyan a hacer más negocios”.  Se dejó un pequeño grupo, con menos poder, a cargo algunas funciones de compliance.  Allí fue cuando el suscrito tomo la jubilación anticipada y se dedicó a la promoción de la responsabilidad de la empresa ante la sociedad. No puedo entrar a valorar cual fue el impacto de la “disolución” en gran parte porque no sé cómo les ha ido y no creo que haya habido una evaluación independiente. Y es muy posible que yo no haya sabido “gestionar” a mis colegas.

Mi lección aprendida es que no basta con tener razón hay que persuadir a los demás de que les conviene el compartir esa “razón”.  La clave está en que los demás hagan lo que tú quieres por voluntad propia y que estén orgullosos de ello. [ii]

En estos casos de los “directivos improductivos” la pregunta clave que hay que hacerse es la del título de este artículo:  ¿No es creación de valor económico el evitar su destrucción?  Claro está que se argumentará que la pregunta es hipotética,  ¿Cómo sabemos que está evitando la destrucción de valor?  ¿Qué pasaría si esos “directivos improductivos” no estuvieran?  ¿Sería solamente una reducción de costos y un mejora en productividad? 

Esto es lo que en economía se llama el “counterfactual”: ¿Qué hubiera sucedido si la acción no se hubiese tomado?  La respuesta nunca puede ser concluyente, pero la experiencia de muchas empresas que no tienen esos “directivos improductivos”, o no son efectivos, demuestra que han perdido valor a través de multas, de pérdida de reputación, de pérdida del favor de los clientes o consumidores, de bajas en la productividad de sus empleados, en fin, de los mismos argumentos que se esgrimen en forma positiva para defender la asunción de las responsabilidades ente la sociedad.  Y por supuesto, porque hacerlo es lo correcto, es lo ético, es lo moral, rinda o no beneficios económicos en el corto plazo.

Como dijo Lars Rebien Sørensen CEO de Novo Nordisk en una entrevista en ocasión de su selección como el CEO de mayor rendimiento en 2015 por el Harvard Business Review: RSE no es otra cosa que la maximización de valor en el largo plazo” ….. “en el largo plazo los temas medioambientales y sociales se convierten en financieros”. [iii]

Hace falta tener visión de futuro para entender que evitar la destrucción de valor es creación de valor.






[i] Ver mi serie de artículos Sin incentivos no hay paraíso.

[ii]Por liderazgo queremos decir el arte de logar que una persona haga lo que queremos por voluntad propia”, D. Eisenhower, 34º Presidente EEUU)

[iii] Sobre los problemas con ese ranking ver mi artículo Algo es algo: Algo de RSE en un Ranking de CEO).