miércoles, 24 de octubre de 2012

Observaciones en torno a los rankings de sostenibilidad ambiental de Newsweek


El 22 de octubre  se publicó la cuarta edición de los rankings de sostenibilidad de Newsweek Green Rankings.  A continuación algunos comentarios que llaman la atención para Iberoamérica.

Metodología

Hay que empezar analizando la metodología, aunque sea de manera rápida para determinar la credibilidad de los rankings.  En este caso las instituciones involucradas son de reconocido prestigio internacional: Trucost para el análisis de impacto ambiental y Sustainalytics para el de gestión ambiental.  El índice se calcula con un peso del 45% para cada nota y un 10% para la diseminación de información ambiental.  Es de enfatizar que los rankings se refieren solamente a sostenibilidad ambiental (aun cuando muchos otros medios usan la palabra “Green” para referirse a sostenibilidad ambiental y social).

 
 

La primera analiza más de 700 indicadores de impacto (agua, energía, emisiones, etc.) con información de disponibilidad pública y calcula el costo del impacto ambiental, en USDólares y relativo a ventas, basado en una serie de costos de impacto de actividades para cada una de 486 industrias (¿porqué  no se publican estos costos para el medio ambiente?).  La segunda, de gestión,  analiza diferentes aspectos de la gestión (biodiversidad, agua, cadena de valor, materiales peligrosos, etc.) y determina un valor basado en pesos relativos diferentes para cada industria.  El componente de diseminación está determinado en partes iguales por ambas instituciones.  La primera lo hace en base a lo que la empresa disemina, valorado por el costo del impacto y la segunda lo hace en base a la calidad y amplitud de la diseminación en función de estándares de reporte (GRI, Carbon Disclosure, etc.).

El ranking analiza las mas grandes empresas de EEUU y del resto del mundo, que cotizan en bolsas de valores.  Las empresas de menor tamaño, privadas o públicas pueden ser evaluadas a cambio de pagar por el servicio.

Mi primera y constante crítica a los rankings es la omisión de la materialidad (¿que es lo importante para cada empresa e industria?) a efectos de poder compilar listas globales que sean atractivas (antes hubiera dicho “sexy”) y poder incluir en la misma lista empresas de impactos tan diversos como bancos y producción de petróleo, como medios y cemento.

Las 100 primeras del ranking son mayormente instituciones financieras, telecomunicaciones, informática y  consumo al detal.  No es de sorprender que hay 87 instituciones financieras entre las 500 empresas,  solo 31 en energía.  Comparar las empresas con sus semejantes dentro de cada industria tiene más sentido que hacerlo de forma global (la base de datos permite ver los rankings por sector industrial).  Para hacerlo así deberían hacerlo en relación a los benchmarks de cada industria, o sea, como proporción de lo mejor de esa industria y no en valores absolutos.  Estos rankings a lo sumo miden el efecto ambiental total no la eficiencia con que lo hacen dentro de la industria que les toca participar. 

¿Es mas fácil ser ambientalmente sostenible para las instituciones financieras que para las petroleras?  Obviamente que si se utilizan los mismos criterios  ese debe ser el caso, especialmente si no se incluye el impacto ambiental indirecto derivado de las operaciones que financian las instituciones financieras.  ¿Hubiera sido preferible hacer solo calificaciones sectoriales  en función de un benchmark que son más comparables?  Hay que hacer un balance entre tener una comparación de todos con todos (atractivo, publicitario, peras con manzanas) con la comparación de manzanas con manzanas y peras con peras (mas preciso pero de menos interés publicitario).

El sectores de pornografía no está considerado (no lo encontré), pero sí están apuestas (Las Vegas Sands sube 203 puestos), licores, defensa (armamento) y tabaco.  Hay cuatro Tabacaleras, la primera en posición 197 (posiciones 2, 5, 21, y 22 de las 28 en la categoría Alimentos, Bebidas y Tabaco).  Obviamente consideran que a pesar de matar, se puede ser verde.

España

Tiene 8 entre las 500 globales y cinco entre las primeras 100:  Telefónica en el puesto 15, Santander en el 16, Inditex en el 34, BBVA en el 55,  Mapfre en el 98 y ACS, Repsol e Iberdrola en los doscientos.  Tres de cinco españolas en los primeros 100 son instituciones financieras y una es de telecomunicaciones. 

América Latina

Entre las 500 empresas globales, en América Latina solo las hay en Brasil , México y Chile.  Es de suponer que el costo de investigar empresas en otros países es muy elevado.  Estoy seguro que de haberlo hecho encontrarían en  Colombia, Costa Rica, Perú, Argentina, etc..  Hay empresas que han sido reconocidas mundialmente y no están en la lista.  ¡No está Natura de Brasil!   El ejemplo más paradigmático de la región.   ¡No está Florida Ice de Costa Rica! 

Brasil tiene 14 empresas entre las 500.  Tienen 5 entre las primeras 100,  de las cuales 4 son bancos y Telefónica Brasil.   Otra vez los bancos y telecomunicaciones.  Santander Brasil es la número uno global, subiendo 16 puestos.

Y sí está Wal-Mart de México, caso ampliamente conocido de corrupción, en el puesto 84 global  y primera en México (¡pero es que esto es ambiental!).   Bimbo, empresa ampliamente reconocida en América Latina y Estados Unidos por su responsabilidad  (con algunos accidentes ver:  Wal-Mart, Bimbo, Telefónica:  ¿Se pueden llamar empresas responsables?) está en el puesto 471.   México tiene 5 entre las 500 y solo una entre las primeras 100: Wal-Mart!! 

Chile tiene una sola empresa entre las 500:  Falabella en la posición  350 global y 35 en su industria de Comercio al detal.

Categorías peculiares

Tienen algunas clasificaciones que solo se pueden tildar de peculiares: 

Empresas con buena reputación pero poco sostenibles: mencionan 15 mayormente de EEUU.  La única que posiblemente sea conocida por los lectores y que sorprende es Kellogg´s

Empresas sostenibles con baja reputación:  Destacan como que no convierten en reputación su sostenibilidad ambiental: Fiat, Rolls Royce, BMW, Nokia, American Express

Empresas sostenibles con buena reputación.  Y algunas de las que si la convierten son Volkswagen, Disney, Samsung, Sony, Google, Microsoft, Intel, IBM.

Y Apple?  En el puesto 213 bajando 96 puestos.

Daría para muchos comentarios.

En resumen

Que hay que tomarse todos los rankings, aun estos que son sofisticados, con mucha cautela.  El balance entre rigor y comercialismo es muy difícil de lograr.