miércoles, 2 de noviembre de 2022

Irresponsabilidad por omisión y comisión: combustibles fósiles

No, no nos referimos a la contribución de sus actividades y productos al cambio climático. Ese es su nivel normal, derivado de su negocio, de impacto negativo no mitigado. Nos referimos a un nivel superior. [i]

La respuesta del CEO de ExxonMobil a las críticas de que, en esta época de crisis, no está compartiendo con la sociedad parte de las ganancias extraordinarias es ilustrativa: Claro que lo hacemos, pagamos dividendos extraordinarios a los que poseen nuestras extraordinarias acciones.

Pero muchas de las empresas van más allá. Las cuatro mayores del mundo distribuyeron más dinero a sus accionistas de lo que reinvirtieron en el negocio. Es algo que las empresas suelen hacer cuando no tienen oportunidades alternativas de inversión, o no quieren hacerlo: devolver los beneficios a sus accionistas, muchos de los cuales están contentos con ello.

                             

Fuente: Oil and gas giants face backlash for handing record profits to investors 

Lo que esto demuestra es que estas petroleras son miopes y estrechas de mente.  Saben muy bien que el futuro de las fuentes de energía no estará dominado por el petróleo y el gas, como ya lo dejó de ser por el carbón, ya sea porque los consumidores reducirán su consumo ya sea porque la disponibilidad de petróleo y gas no es infinita (pero como dijo Einstein, “solo son infinitas la estupidez humana y el universo, pero sobre este último no estoy tan seguro”).

¿Porque no reinvertir en fuentes alternativas de energía que tendrán demanda en el futuro? Porque no aprovechar estas ganancias extraordinarias para diversificar su negocio y prepararse para ese futuro. Porque son estratégicamente incompetentes. No hace falta ser un genio estratégico ni experto en sostenibilidad empresarial para darse cuento de que esta es una estrategia superior. Pero parece que solo saben hacer una cosa: extraer y refinar petróleo y gas……o mejor dicho dos; la otra: invertir grandes sumas en cabildeo contra lo que la sociedad quiere y necesita, la reducción y mitigación de los impactos del cambio climático, usando estas ganancias extraordinarias.

Y hay una manera de devolverle a la sociedad lo que ella le ha dado sin “regalar o malgastar el dinero”: ¡inviertan en energías limpias! Usen los beneficios extraordinarios para financiar la transición.

Pero optan por una manera de ser todavía más irresponsable: desentenderse y rehusar asumir su responsabilidad de invertir, repartiendo las ganancias a sus accionistas y que ellos hagan o que quieran con su dinero ….. que siendo accionistas de estas empresas deben tener poco interés en invertir responsablemente. Y esto tienta a algunos gobiernos a imponer impuestos extraordinarios para hacer la redistribución que estas empresas rechazan.

Un nuevo nivel de irresponsabilidad.



[i] En otro artículo (mayo 2022) comentábamos la ironía de la calificadora S&PGlobal que cambió en su índice de sostenibilidad S&P500 ESG, a la empresa productora de vehículos eléctricos, Tesla, por ExxonMobil. En la puntuación (arbitraria) que hacen le dieron más importancia a que para ExxonMobil su contribución a las emisiones (negativo) era compensado por un plan de neutralidad cero al 2050 (positivo), en tanto que para Tesla valió más el hecho de que tienen algunos problemas laborales (negativo) que el hecho concreto de se contribución a la reducción de las emisiones (positivo). Ver ¿Se puede encapsular la responsabilidad empresarial en un numero ASG?: ¿Se justifica sacar a Tesla de un índice ASG?


No hay comentarios: