domingo, 29 de abril de 2018

Seis estudios de interés para los estudiosos de la RSE: Primeros tres



Tengo acceso a una gran cantidad de estudios sobre RSE sobre los cuales me gustaría escribir artículos.  Sin embargo, son muchos y no resulta factible. Pero en algunos casos estimo que es importante para mis lectores conocerlos, de allí que escribo un breve análisis de algunos para que los interesados en profundizar tengan mi impresión y acceso a los mismos (el anterior fue Cinco estudios de interés para los estudiosos de la RSE, de julio 2016, que fue muy bien recibido).  En este caso comentaré sobre seis que, lamentablemente, como de costumbre, todos son en inglés.  Me encantaría comentar algunos en español, pero parece que en nuestra lengua solo se escriben artículos periodísticos o académicos.  Tenemos mucha escasez de estudios rigurosos, pero de aplicación práctica.  Afortunadamente se publicó uno en febrero de 2018, un estudio sobre el Directivo de RSE por DIRSE y Llorente y Cuenca, al que le dedicaré un próximo artículo.

Los seis estudios son uno sobre los ODS, otro sobre las metas en responsabilidad social de la empresa, uno sobre el financiamiento de la sostenibilidad, uno sobre cómo debería considerarse esa responsabilidad en el futuro, uno sobre como evaluar la responsabilidad de las grandes empresas en su cadena de valor y uno sobre el progreso en la sostenibilidad en grandes empresas.



El estudio ha sido producido por una certificadora de proyectos ambientales, Gold Standard (nombre humilde) y la ONG medioambiental internacional World Wildlife Fund. Es otro estudio que pretende promover el logro de los ODS usando el argumento empresarial de que ello ofrece grandes oportunidades de negocio. Sin embargo, este añade valor al hacer una serie de advertencias para no perder la credibilidad (nótese la inclusión de la palabra en el título). Analiza cinco potenciales peligros reconociendo el potencial de greenwashing, o como lo denominan, SDGwashing (ver mi análisis, anterior a este estudio, en De cómo los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden contribuir al greenwashing) y ofrece tres buenas prácticas y recomendaciones para obtener y mantener la credibilidad de los esfuerzos.  Consta de sólo 17 páginas efectivas y es de lectura muy atractiva. Recomendado.

Los peligros que identifican son: (1) Cambiar la comunicación, pero haciendo lo mismo que antes (¡de acuerdo!, greenwashing); (2) Establecer objetivos basados en consideraciones internas (basarse en consideraciones externas es deseable pero para muchas empresas puede ser demasiado ambicioso); (3) No considerar los negativos y las disyuntivas; (4) Basarse en insumos/actividades en vez de en resultados/impacto (¡de acuerdo!); y, (5) Reportes e indicadores inconsistentes (íntimamente ligado al (1)). Las buenas prácticas y recomendaciones son: (1) Comprometerse a la cuantificación de los objetivos y la medición de impacto; (2) Usar los servicios de verificación y certificación independientes; y, (3) Incorporar la cuantificación y el reporte en el proceso de toma de decisiones.

Y para estas tres recomendaciones recomiendan (valga la cacofonía) los servicios de Gold Standard de certificación de impacto de las acciones tomadas en el logro de los ODS, usando sus Gold Standards for the Global Goals. Se aprovecha el estudio para vender sus servicios El estudio si bien tiene valor agregado, no es altruista, desinteresado. Esto reivindica mi pronóstico número 27 para el 2018 “Los ODS será nombrados como “negocio del año” por las empresas consultoras” (ver Mis muchos pronósticos para la RSE en el 2018).


Todo lo que necesitas saber sobre como establecer metas de sostenibilidad para la empresa en 80 páginas.  Este informe incluye los resultados de una investigación por la firma consultora SustainAbility basado en un estudio de la literatura existente y en numerosas entrevistas. Cubre aspectos como las razones para establecer metas (mejorar la gestión, mejorar la reputación, motivar a los empleados, estimular la innovación, responder a demandas de los stakeholders, atender imperativos morales, etc.) los beneficios que pueden traer (mejora en el enfoque de sus actividades y el valor para la empresa, en la reputación, en la coherencia de sus acciones, en el impacto de sus actividades en sus empleados y en la sociedad, etc) los obstáculos que se pueden enfrentar y cómo vencerlos (resistencia interna, dificultades en la medición, recursos, etc.) los riesgos de incumplimiento, el proceso de definición para mejorar el valor aportado a la empresa y el impacto en la sociedad, las características de los indicadores para mejorar el valor para la empresa, una tipología de los indicadores posibles (absolutos, relativos, basados en el ciencia, basados en el contexto en que opera, éticos/justicia, etc.) y como reportar las metas para mayor efectividad.  Incluye numerosos casos cortos que ilustran los conceptos expuestos. 

El informe está dirigido a grandes empresas que tienen la necesidad y los recursos para gestionar metas de sostenibilidad, que deben rendir cuentas a grupos de stakeholders con algún poder sobre la empresa y que pueden capturar los beneficios de establecer y gestionar las metas.  Pero también debe ser de mucha utilidad para empresas de menor tamaño, que si bien no pueden seguir las amplias recomendaciones en su totalidad, si pueden obtener buenas ideas sobre las razones, ventajas, desventajas, procesos, etc. en caso de que quieren comenzar a establecer algunas metas, pero también, con la excusa de las metas desarrollar y gestionar mejor sus estrategias y acciones de sostenibilidad, en particular identificar los aspectos más materiales.  Es un buen repaso de como establecer estrategias de sostenibilidad.


Es el primer informe de progreso de la Sustainable Banking Network que es una red de agencias regulatorias del sector financiero de países emergentes y de asociaciones bancarias.  Tiene como objeto promover el financiamiento de la sostenibilidad a través del desarrollo de políticas, diseminación y otras iniciativas. El Secretariado de la SBN está gestionado por la Corporación Financiera Internacional, CFI, del grupo del Banco Mundial.  En el sitio de Financiamiento de la Sostenibilidad de la CFI se encuentran los informes de progreso de 10 de los 15 países cubiertos en el informe consolidado entre los cuales están Brasil, Colombia, México, Perú y Ecuador (los últimos tres están cubiertos en el informe de progreso pero no tienen informes separados). Califica a los dos primeros como “establecidos” en el financiamiento sostenible, a los siguientes dos como “emergentes” y a Ecuador como “formativo”.  Ningún país miembro de la SBN es calificado como “maduro”.  Hay 19 países miembros de la SBN que por ahora solo han mostrado interés y que no son cubiertos por el informe (incluye a Argentina, Chile, Honduras, República Dominicana, Panamá y Paraguay).


El informe cubre el progreso en los tres pilares de actuación: (1) Gestión de riesgos ambientales y sociales, ES; (2) Flujos de financiamiento a la sostenibilidad; y, (3) Entorno regulatorio e institucional.  El primer pilar cubre la operatoria de las instituciones financieras en cinco áreas: políticas para incorporar aspectos ES en sus operaciones, capacidad y gobernanza del proceso, evaluación de los aspectos ES en sus operaciones, monitoreo de la implementación y transparencia y reporte de resultados. El pilar de los flujos monetarios analiza cuatro áreas de desarrollo: existencia de iniciativas para promover el financiamiento, definiciones de lo que constituye financiamiento ES, recopilación de datos y requisitos de reporte de los flujos y su impacto. El tercer pilar del entorno se compone de tres áreas: nivel de desarrollo de la políticas, mecanismos existentes para la implementación y la participación de otros stakeholders y las posibilidades de desarrollar el mercado.  El progreso de los países en evaluado en cada uno de estos aspectos y se le otorga una calificación final para valorar su grado de desarrollo.   La evaluación es nivel de país y no de instituciones financieras.  El informe presenta un excelente marco con el que evaluar lo que los países están haciendo para desarrollar los mercados financieros locales para atender a las necesidades de la sostenibilidad y lo que debería hacer.  Es de esperar que futuros informes proporcionen información sobre el progreso en implementación, en resultados obtenidos, y no solo en condiciones que sn deseables para ello.

Si bien el informe expresa interés en el marco financiero para temas como el cumplimiento del Acuerdo de París y el logro de los ODS, es de destacar que el sesgo es hacia la parte E ya que la parte S es prácticamente ignorada y en la E el sesgo es hacia el financiamiento de acciones relacionadas con el cambio climático.




No hay comentarios: