domingo, 11 de septiembre de 2011

Inclusiones y exclusiones del Dow Jones Sustainability Index: No apto para aficionados


Los cambios anunciados por el Dow Jones Sustainability Index, DJSI, esta semana llaman la atención por algunas conocidas empresas que han sido eliminadas.  ¿Quiere esto decir que estas empresa han dejado de ser responsables, que ameritan expulsión?  El DJSI  no divulga públicamente porque entran o salen las empresas, sólo se lo explica a la empresa en cuestión.  Lamentablemente el DJSI tiene un gran potencial de crear confusión.

Como comentábamos en un artículo anterior (Para qué sirven los índices de sostenibilidad, que recomiendo leer) el DJSI es un índice de “best in class”. Esto quiere decir que analiza la sostenibilidad relativa de las empresas dentro de cada uno de los 19 supersectores y los 57 sectores (en el índice mundial) y en diferentes distribuciones geográficas (Mundo, Europa, Norteamérica, Asia Pacífico y Corea).  Hay empresas que podríamos considerar muy responsables pero que, de acuerdo a los criterios del índice, no lo son tanto como otras empresas en el mismo sector y por ello pueden no estar, o salir en un momento determinado si entra otra mejor.

El objetivo del índice no es jerarquizar las empresas por sostenibilidad, sino compararlas con las empresas de su mismo sector y tomar el 10% de las más sostenibles en cada sector, con el objetivo de lograr el 15% de la capitalización en los supersectores (banca, servicios públicos, tecnología, bienes de consumo, alimentos y bebidas, etc.).  Se comparan bancos con bancos, tabacaleras con tabacaleras, petroleras con petroleras.  Esto permite hacer una mejor comparación de las empresas y permite al usuario que quiere invertir en empresas de sectores específicos, saber cuáles son las empresas más sostenibles de ese sector, de acuerdo a los criterios del DJSI.  Se supone que el usuario sabe usar el producto.  Pero……………….

Esta semana salieron del índice mundial empresas como Coca Cola y Hewlett Packard y entraron bancos como Societé Generale e Intesa Sanpaolo y una automotriz como Hyundai. Del segmento de Norteamérica salieron entre otras Microsoft y FedEx y entraron Xerox, Sprint y la famosa Goldman Sachs (¡!). De Europa salieron Volkswagen y Abertis.  La implicación, para buena parte del público, es que estas empresas han dejado de ser responsables. NO.  Lo que sucede en que en alguno de los criterios que usa Sustainable Asset Management, SAM (institución que hace la evaluación de las empresas), la empresa perdió puntos, lo que la hace no estar entre el 10% de las analizadas en el sector y como no caben más tienen que sacarla.

El gran problema del DJSI es su metodología deliberada, no solo de tomar los “best in class”, lo que impide comparaciones entre “clases”, sino lo más grave es que ignora un pequeño detalle: el impacto del producto o servicio.  Supone que ello no tiene importancia, que lo importante el comportamiento económico, de gobierno corporativo, ambiental o social.  Casi nada.

¿Puede alguien decir, con cara seria, que British Tobacco  es más sostenible que Coca Cola?  ¿O que una productora de bebidas alcohólicas es más responsable que una empresa de telecomunicaciones? ¿O que una empresa de apuestas o de películas porno es más responsable que una empresa de alimentos?  Todas pueden ser muy responsables, si ignoramos el producto que producen.  No se analiza la responsabilidad del producto o servicio.

Un empresa que produce armamento, pero lo produce pagando sueldos justos, sin contaminación, con apoyo a la comunidad, o una tabacalera que tiene agricultura sostenible, paga precios justos y tiene excelentes condiciones laborales, pueden ser parte del índice si son mejores que otras empresas en su mismo sector.  En tanto que una empresa como Coca Cola es expulsada por no estar entre el tope del 10% de las empresas analizadas.  En el índice no se compara una empresa de armamentos con una de alimentos porque están en subsectores diferentes.  Pero, ¿tiene algún sentido, para nosotros los meros mortales, que una esté y la otra no?  En vez de best in class, lo que se premia, en algunos sectores, es a la “menos mala”.  Si estas en el sector de las empresas “malas” tienes más oportunidades.

Se supone que el usuario sabe y entiende todo esto.

Vale la pena recordar lo que decíamos en el artículo mencionado al principio: los índices de sostenibilidad  “…..No tienen el objeto de ser fuente de información para el público, no son intermediarios de información entre las empresas y el público. Son productos especiales para quienes los quieren comprar, son productos para guiar las inversiones de un grupo de inversionistas…….. Debemos recordar que no son un bien público, son un bien privado.

Creo que el DJSI debería venir con una advertencia para los usuarios y sobre todo para los comentaristas que se limitan a reportar que tal o cual empresa sale y que tal o cual empresa entra, sin ofrecer análisis alguno: Este índice no es apto para aficionados.

Las salidas del índice son interpretadas por el público negativamente, posiblemente mucho más de lo que en realidad significa………………. por falta de explicación y de comprensión de que conlleva.

Vale la pena recordar lo que decíamos en el artículo mencionado al principio: los índices de sostenibilidad  “…..No tienen el objeto de ser fuente de información para el público, no son intermediarios de información entre las empresas y el público. Son productos especiales para quienes los quieren comprar, son productos para guiar las inversiones de un grupo de inversionistas…….. Debemos recordar que no son un bien público, son un bien privado.
 
El 19 de septiembre estaré exponiendo en un panel sobre índices de sostenibilidad en Zurich, moderado por SAM.  Interesante discusión.

P.D. Ahora sí hay una empresa de los Estados Unidos como líder en uno de los supersectores: Pepsico.  Los países con mayor representación son Corea con cuatro (¡!),  Holanda y Australia, con tres cada uno.  España tiene dos y Brasil tienen una.