domingo, 30 de abril de 2017

United descubre la RSE


A estas alturas todos los lectores deben saber del múltiple fiasco de United Airlines cuando “extrajeron” violentamente de un avión a un pasajero para dejarle el puesto a un miembro de la tripulación.  Aunque según el CEO de United lo que hicieron fue “reacomodarlo”.  No solo fue fiasco en términos emocionales, sino que además lo fue financiero al caer significativamente el precio en bolsa y además un fiasco de relaciones públicas ya que la reacción inicial echaba la culpa al pasajero, alababa al personal de la empresa por seguir los procedimientos y se refería al problema como un  “reacomodo” del pasajero. 

El pasajero afectado abrió causa legal contra la empresa pero el caso no llegó a juicio ya que la empresa y el pasajero se pusieron de acuerdo (el 26 de abril) en una indemnización millonaria (cifra obviamente confidencial).  United no podía resistir más golpes a su reputación apareciendo en amplitud de medios de forma casi continua.

Esta caso salió a la luz pública y adquirió el carácter de uno de los escándalos reputacionales más sonados debido a la amplia difusión de un video en los medios sociales (se estima que el video ha sido visto más de 400 millones de veces), demostrado el poder de la sociedad civil en denunciar comportamiento irresponsables y por ende practicas responsables correctivas (aunque ese poder debe ejercerse con responsabilidad).

Después de llegar al acuerdo con el pasajero afectado, el CEO de United, Oscar Munoz, nos envió una carta el 27 de abril (“Acciones valen más que mil palabras”) a los viajeros frecuentes en la que detalla una serie de medidas correctivas, enmarcadas en el lenguaje de la RSE.  Buenas noticias para la RSE, al menos después de crisis la abrazan.  Incluye las siguientes frases:

“Ocurrió porque nuestras políticas corporativas se colocaron por delante de nuestros valores.  Nuestros procedimientos entorpecieron que nuestros empleados hicieran lo que sabían era lo correcto.” (énfasis añadido).

O sea que: (a), los procedimientos son rígidos y United tiene una cultura de “compliance” que impide a los empleados usar sus mejores criterios ente situaciones complejas; (b) no tienen confianza en sus empleados; y (c) ponen el compliance con las regulaciones propias por delante de los valores personales.  Es lo que sucede cuando se pretende regular exhaustivamente la responsabilidad empresarial, como lo piden algunos, y se elimina la discreción personal o empresarial, como si los que regulan fueran infalibles y omniscientes (ver mi discusión en ¿Debe regularse el respeto a los derechos humanos por parte de las empresas?).  ¡Compliance no basta!

He estado reflexionando más ampliamente sobre el papel que jugamos y las responsabilidades que tenemos ante vosotros y ante las comunidades que servimos……. Creo que debemos ir más allá en refinar lo que debe ser nuestra responsabilidad empresarial ante la sociedad.  Vosotros podéis y debéis esperar más de nosotros y esperamos poder estar a la altura de esas elevadas expectativas en la manera en que incorporamos la responsabilidad social y el liderazgo cívico dondequiera que operemos (énfasis añadido).

Bienvenidos, United, al grupo de empresas que aspiran a ser responsables.  Veremos sí y cómo lo implementan y los resultados logrados.

Una crisis es una oportunidad demasiado valiosa para ser desaprovechada.


1 comentario:

César Emilio Valdivieso París dijo...

Saludos.
SALVEMOS AL MUNDO, ¡HAGÁMOSLO DE NUEVO!
La “economía azul” es un concepto interesante que solo puede brindar frutos siempre y cuando se lo lleve a los extremos que requiere la gravísima situación ambiental y social planteada a futuro.
Los grandes males de nuestra “civilización”, a saber, guerras, hambrunas, explotación del hombre por el hombre y destrucción del ecosistema, constituyen una calamidad para las generaciones presentes, y amenazan seriamente la supervivencia de nuestra especie.
Las soluciones a esta problemática nunca llegarán como resultado de aplicar simples paliativos dentro de un sistema de cosas esencialmente malo.
Nuestra idea consiste en diseñar un prototipo de sociedad ideal realista y factible, que constituya un vuelco radical a la forma en que nuestras sociedades tratan a las personas y al medio ambiente, representado por una ciudad sostenible y autosuficiente, la cual sería exhibida en forma de maquetas, video juegos, historietas, producciones fílmicas y parques temáticos hasta llegar, de ser posible, a la consolidación de una ciudad-estado con todas sus atribuciones jurídicas. Todas estas acciones irían encaminadas a mostrar un modelo de organización humana a seguir, con el fin de que sirva de base para realizar cambios en el orden mundial establecido hasta que se lograra la instauración en todo el planeta de un estado de bienestar generalizado y permanente.
Un arquetipo de sociedad como el propuesto poseería, entre otras, las siguientes características : Uso prioritario de materiales y tecnologías de punta amistosos con el medio ambiente; autosuficiencia tecnológica total; limitación del crecimiento económico y poblacional; supresión de la manipulación proveniente de factores de poder económicos, religiosos y políticos; desaparición de toda forma de reverencia entre seres humanos; eliminación del dinero en efectivo; gratuidad total de la salud y la educación; verdadero respeto a las libertades; y democracia real.
En concreto, la convocatoria es para te decidas a diseñar por tu cuenta lo que consideres el mundo sostenible del futuro y lo compartas con la humanidad, o te unas a nosotros en nuestro sitio web https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/
donde estamos trabajando en ese sentido.
Atentamente, César Emilio Valdivieso París