martes, 29 de julio de 2014

¿Se limita la responsabilidad de la empresa con sus empleados a lo que ocurre dentro de la empresa?


He recibido este comentario de Susel Roldán de Alfaro desde Guatemala sobre mi reciente artículo La empresa como persona: ¿Debe obedecer todas las leyes? que creo vale la pena difundir.  Muchas veces pensamos o que la empresa no tiene nada que ver con el carácter moral del empleado o ignoramos el contexto en que la empresa se desenvuelve.  Y es parte de la responsabilidad social de la empresa el desarrollo integral del individuo, particularmente la que opera en entornos adversos y que puede tener alguna influencia sobre el comportamiento de sus empleados.


Hola Antonio.
Este artículo me hace reflexionar. Yo sí creo que la empresa puede ser un lugar donde las personas perfeccionen su parte moral y no sólo profesional. Sobre todo en los tipos de negocio, en donde la moral juega un papel fundamental para la buena gestión de los empleados y minimiza el riesgo, como las empresas financieras pues los productos y servicios, están basados en dinero, “en el patrimonio de los clientes”.

Las organizaciones financieras debieran “ir más allá” de darles a los empleados capacitaciones y ponerles controles en el lavado de activos, riesgo operacional, riesgo tecnológico, etc. Pues aunque se hagan esfuerzos en esos temas, seguirán detectándose empleados que hacen fraude como hemos visto en casos publicados en medios de comunicación. Aun así, esas empresas son evaluadas muchas veces y terminan con las más altas calificaciones en riesgos crediticios.

¿Por qué siguen saliendo nuevos casos de fraude? Mi respuesta continuará siendo “porque el ser humano es integral”.

Me explico: las empresas han concentrado esfuerzos para que los empleados no acepten el fraude, como campañas de comunicación enfocadas en esos temas, capacitaciones y controles, pero si no cubrimos un espectro moral más grande no se puede pretender que su actuación sea sólo buena en esta parte y el resto no importa, porque no se está sensibilizando el resto de su moralidad. Tarde o temprano caen en tentación. Hay mucho en juego cuando sólo se toca el lado moral de un empleado en contra de la corrupción, pero si las organizaciones no se preocupan por su vida familiar, por que lleven una vida recta tanto dentro como fuera de la empresa, porque le den valor a la vida, pareciera que en algún momento no les importará no tener ética en el negocio, tampoco.

¿Puedo pretender sembrar conciencia ecológica si los empleados no le tienen valor a la vida?  Aquí estoy hablando en concreto de lo que usted hablaba sobre el aborto, porque destruyendo el medio ambiente no valoro la vida, pero tampoco valoro la vida si aborto… los humanos somos integrales. Así, no sólo las empresas financieras están en peligro de caer en fraudes, también cualquier giro de negocio.

Además, la moral debe reforzarse durante toda la vida, el ser humano no está totalmente definido cuando termina su adolescencia. Es por eso que se concluye en que es un riesgo para cualquier negocio, sólo fomentar la moralidad de sus empleados en fraude monetario, en peligros financieros, en cuidar la vida a través del respeto al medio ambiente y no fomentar la moralidad general. ¿Cuándo vamos a dejar de segmentar la moral en pedazos? Mientras ese pensamiento continúe, sólo tendremos, la moralidad que algunos empleados traen desde sus familias e iglesias, pero es un GRAN RIESGO.

Creo que también las empresas que concentran a colectivos de personas, deben seguir perfeccionando esta moralidad completa a sus empleados y a las familias de sus empleados.

¡Que tenga una excelente semana!

SUSEL ROLDÁN DE ALFARO
GUATEMALA