domingo, 21 de abril de 2013

¿Qué integran los informes integrados?



Existe la percepción, más o menos generalizada entre los que se dedican a la RSE, de que el informe integrado es la integración del tradicional informe financiero anual y el informe de sostenibilidad.  ¿Es así?

El “informe integrado” está siendo promovido por el International Integrated Reporting Committee, IIRC, que publicó el 15 de abril el borrador para consultas del marco de referencia con los principios  para la preparación  el informe integrado y que está abierto para comentarios hasta el 15 de julio de 2013. Lectura recomendada, no sólo para enterarse de cuáles son los principios propuestos sino porque es un documento rico en la visión de la gestión moderna de la empresa.


¿Pero qué quiere decir “integrado” cuando se refieren al informe sobre las actividades de la empresa?  Prevalece en muchos la percepción de que su objetivo es integrar lo que se considera la información financiera con la no-financiera, como si fuera la integración del tradicional informe anual, con sus estados financieros y el informe de sostenibilidad.  NO, el informe integrado, tal y como lo describen los principios del IIRC, NO es la combinación o integración de estos dos informes.

Según el documento del IIRC, “un informe integrado es una comunicación concisa sobre cómo la estrategia, gobernanza, rendimiento y perspectivas de la empresa, en el contexto de su entorno conduce a la creación de valor  sobre el corto, mediano y largo plazo”, que tiene como algunos de sus objetivos:

  • ·   Considerar el amplio rango de factores que afectan materialmente la capacidad de la empresa de crear valor en el tiempo y que junta otros esfuerzos de reporte. 
  • ·   Respaldar el pensamiento integrado, toma de decisiones y acciones que se centran en la creación de valor sobre el corto, mediano y largo plazo.


Quizás el valor agregado más destacable del marco de referencia es que gira alrededor de la creación de valor con una visión de largo plazo. (No, no habla ni de creación de valor compartido ni de compartir el valor creado).   Pretende llevar a pensar de una manera más amplia en el espacio, y más extendida en el tiempo, sobre la creación de valor.  Esta amplificación de la visión espacial y temporal es precisamente el fundamento de la RSE, pero en el caso del IIRC no se hace con el objetivo de mejorar la contribución de la empresa hacia la sociedad, se hace con el objetivo de contribuir a evaluar la creación de valor para los aportantes capital.

Para el informe integrado, “el valor incluye otras formas de valor que la organización crea a través del aumento, decremento o transformación de los capitales[i], cada uno de los cuales pueden afectar los rendimientos financieros. El informe integrado considera entonces el amplio contexto del valor creado en todos los capitales.”.  No coincide exactamente con los conceptos y prácticas de la RSE o sostenibilidad, pero no es incompatible.  Tiene una visión más egocéntrica de la empresa y sus aportantes de capital.

En términos de contenido, la propuesta no dicta reglas ni ofrece formatos, se limita a establecer lineamientos.  Propone la cobertura de temas que son tratados en algunos informes anuales, pero los sitúa en el contexto de la visión mencionada arriba.  Propone cobertura de la forma organizativa y del entorno en que opera la empresa, su gobernanza, riesgos y oportunidades en sus operaciones (ver un buen ejemplo en el informe de Novo Nordisk), estrategia y su asignación de recursos, el modelo de negocios y cómo afectan a los seis capitales, el rendimiento que ha tenido y las perspectivas para el futuro. 

Todo esto con el objetivo de dar una mejor visión sobre el futuro de la empresa para los aportantes de capital a la empresa, para evaluar la capacidad de la empresa de crear valor. Estos son los stakeholders del informe.  La idea es que los aportantes de capital necesitan más información que la contenida en los tradicionales estados financieros y se debe completar con información sobre el impacto en los diferentes “capitales” que afectan y son afectados por la empresa, aunque esto no se ponga en el contexto de responsabilidad social y ambiental.  Y es en esto donde hay algo de superposición con el informe de sostenibilidad.

Obviamente que para ello se incluye también información no-financiera (que no es sinónimo de información sobre sostenibilidad) que no está generalmente incluida en los informes anuales y los informes de sostenibilidad. Estrategia, perspectivas, modelo de negocio, impacto sobre los seis capitales, etc. van más allá de la información “tradicional”.  Pero, por ejemplo, no pide información sobre indicadores de sostenibilidad.  Se supone que la empresa reportará la información sobre el impacto en los capitales cómo lo crea pertinente.


La expectativa es que al tener que incorporar en un informe la visión de cómo la empresa crea y espera crear valor, pensando en todo el espectro de sus actividades, pueda llevar a acciones para la creación de ese valor.  De esta manera se espera que el informe lleve a un pensamiento y acción más “integrados” que sirva mejor para la toma de decisiones de los aportantes del capital. Presenta de una manera más integral los resultados, estrategias, expectativas, etc. que el  tradicional informe anual, éste con su énfasis en la descripcion de lo que la empresa ha hecho y el reporte de sus resultados financieros  

El informe integrado contendrá información financiera y no-financiera, pero tal y como lo plantea el IIRC, NO substituirá al informe de sostenibilidad que está diseñado para TODOS los stakeholders.  El informe integrado, tal y como está propuesto no incluye mucha de la información necesaria y esperada por los stakeholders externos a la empresa.  Es de esperarse que algunas empresas decidan no producir dos informes separados y combinen información para los aportantes de recursos financieros con la información relevante para los demás stakeholders.  Este el caso de que ahora algunas empresas llaman “informe integrado”, que es el tradicional informe anual financiero, ampliado con información del típico informe de sostenibilidad.  Seguirán siendo ensaladas, no tortas.  Un paso adelante sería integrar la información de sostenibilidad en el nuevo informe integrado, no el típico informe anual como algunos hacen ahora y que deciden mal llamar “informe integrado”. [ii]

Este paso adelante lo han tomado por ejemplo, Novo Nordisk (116 páginas) y AzkoNobel (211 páginas) que han producido informes que son buenos ejemplos de lo que se puede esperar en el futuro en informes integrados.  Son “informes integrados” que también incluyen información sobre sostenibilidad y por ende no necesitan producir informes separados de sostenibilidad, además del informe integrado.

¿Que integra entonces el informe integrado según la propuesta del IIRC?  Lo que hace es presentar una visión integral de la creación de valor de la empresa, mas allá de la creación de valor financiero tradicional, pero su foco sigue siendo el aportante de capital.  No es una integración del informe financiero con el informe de sostenibilidad como muchos creen.   ¿Sorpresa?

Más que integrado el informe propuesto será integral.  Propongo que en castellano lo llamemos INFORME INTEGRAL y no informe integrado.

Pero todavía se queda corto en la presentación de la información relevante.  En un próximo artículo comentaremos la oportunidad perdida de moverse hacia un íntegro informe integral.


[i] Para el IIRC la empresa afecta el valor de seis capitales:  financiero, manufacturero, intelectual (que incluye marca y reputación), social y relacional (con los stakeholders externos) y el capital natural.
[ii] El IIRC tiene un programa piloto para al preparación de informes integrados en el que participan más de 80 empresas.  De Iberoamérica participan BBVA, ENAGAS, Indra, Inditex, Repsol y Telefónica de España, AES Brasil, BNDES, Natura, Petrobras y Via Gutenberg de Brasil y MASISA de Chile.

No hay comentarios: