miércoles, 20 de marzo de 2013

Legislar la moral: Productos irresponsables



El Financial Times del 19 de marzo de 2013 publica un artículo por John Kay sobre el mismo tema que hemos estado escribiendo en las últimas semanas: libertad de selección del consumo de algunos productos versus su regulación y control (On the brink of a shadow drink industry). El tema que tratamos en los dos artículos recientes es también recogido por otros medios.



El lector recordará que publicamos un artículo donde debatíamos la responsabilidad de algunos productos que pueden conducir a consumo adictivo o que pueden hacer daño al consumidor y al resto de la sociedad y proponíamos una encuesta de opinión entre los lectores. Responsabilidad del producto: ¿Regulación o libertad de selección?  Posteriormente publicamos los resultados de la encuesta (Productos por los que hay demanda o los productos que contribuyen al desarrollo) donde pudimos constatar la diversidad de opiniones, más para unos productos (pornografía) y menos diversidad para los demás productos (bebidas azucaradas, alcohol fuerte, tabaco, armas personales, marihuana y apuestas). Aunque estos últimos productos reflejaban alguna posición mayoritaria en el espectro entre libertad total y prohibición, la diversidad de opiniones existe, aun en este pequeño grupo de profesionales de la RSE que respondió la encuesta.

La discusión en el artículo del Financial Times es semejante.  Alega que el tratar de legislar la moral tiene la tendencia a causar más daño que bien.  Sus argumentos están basados en el consumo del alcohol y las drogas, que al tratar de restringirse su consumo suelen crear mercados alternativos al margen de la ley, e inclusive en manos del crimen organizado.  Defiende la tesis de que la propuesta de poner precios mínimos al alcohol para reducir su consumo solo dará mayores beneficios a los productores y promoverá el desarrollo de “mercados alternativos”.  Recordemos que en Rusia el efecto ha sido la producción de alcohol de cada vez menor calidad con graves consecuencias para la salud.  Su conclusión: 

La lección relevante no es que la legislación dirigida a elevar la moralidad es inapropiada….. Las restricciones del comercio con argumentos morales no son siempre un fracaso, pero deben aplicarse con cuidado.  La ley de la Ginebra del 1736, que intentaba poner el licor fuera del alcance de la clase trabajadora fracasó. Pero la subsecuente legislación  que estimulaba el comercio regulado por productores responsable a través de  impuestos y regulaciones razonables fue relativamente efectiva. …….Y así siempre ha sido:  Si la legislación de la moralidad para controlar el comercio no es cuidadosamente diseñada y modesta en sus aspiraciones, puede hacer más daño que bien. ………..La regulación parece ser más efectiva si los canales de distribución son controlados a través de un oligopolio regulado--- en manos del estado o en licencias----y el sistema político es honesto y robusto.

Esta también parece haber sido la conclusión de nuestra encuesta en los productos semejantes a los del artículo, pero con algunas posiciones algo más extremas en el caso de otros productos (más liberal en bebidas azucaradas y más restrictivo en el caso de armas personales).