domingo, 24 de julio de 2011

No, no es semántica, es en serio.



Con la venia de los que están cansados de la discusión semántica, escribo este breve artículo con la esperanza de clarificar la relación entre los diferentes conceptos/nombres en la responsabilidad empresarial.  Los que estén cansados de la discusión tienen la opción de no seguir leyendo.  Los que sigan leyendo, leer poco a poco.

La Responsabilidad Social de la Empresa es la parte de la gestión de la empresa que comprende el conjunto de prácticas responsables, adaptadas al contexto empresarial y económico, que respaldan el logro de la Sostenibilidad financiera, social y ambiental de la empresa, para cuya evaluación se usan Criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo, ESG en inglés)[1].   

La implementación de la RSE, junto con el resto de la gestión de la empresa, puede crear valor para todos los stakeholders, en diferentes proporciones para cada grupo y en diferentes momentos en el tiempo.  Con las prácticas responsables, por definición, sólo se crea valor para todos.  Las proporciones, o sea el grado en que la empresa comparte el valor y con quién lo hace, es determinado por su gestión (su estrategia y su implementación).   La mayoría de las empresas dan prioridad a la creación de valor para los accionistas/dueños.  Pero hay sinergias (2+2=5) y la creación de valor para otros stakeholders puede agregar más valor para los accionistas/dueños,  que es lo que las empresas visionarias tratan de captar. 

RSE son acciones, Sostenibilidad es el resultado global de las acciones y ASG son los criterios que se usan para evaluar estas acciones.   La creación o destrucción de valor es el resultado parcial de la gestión de la empresa.  El grado en que este valor se comparte entre los diferentes stakeholders está determinado por esa gestión, lo que a su vez es determinado por las prácticas responsables, o sea, la Responsabilidad Social de la Empresa.
 
 

Quod erat demonstrandum
Felix feriae


[1] Este último término, de uso frecuente entre los analistas financieros, añade la “G” a lo que tradicionalmente se consideraba sólo AS, para asegurarse que se consideran aspectos relacionados al Gobierno Corporativo, (que es la parte de la RSE que se preocupa de un grupo de los stakeholders: los aportantes de recursos financieros).  Obvio, es su responsabilidad (a veces es de lo único que se preocupan).


1 comentario:

-S dijo...

Buena explicación de un tema de semántica muy confuso.