domingo, 13 de marzo de 2011

The Economist, Porter y Kramer y la RSE

El influyente semanario The Economist  publica en la columna denominada Schumpeter (10 de marzo, www.economist.com/node/18330445 ), , una crítica al artículo de Porter y Kramer que yo comentaba en un artículo anterior en mi blog del 26 de enero (Si no está roto no lo arregles, www.cumpetere.blogspot.com/2011/01/si-no-esta-roto-no-lo-arregles-porter-y.html ). 

Para aquellos que no tengan acceso a la revista o no puedan leerla en inglés, comentaré la columna, haciendo referencia a mi artículo.

Es verdaderamente inusual que The Economist se preocupe de criticar un artículo en particular, lo que demuestra la importancia que le da tanto al tema como a este artículo.  Suele hacer reseñas, pero no críticas.

En la columna hace una crítica feroz al artículo de Porter en líneas semejantes a la mías, pero va mas allá y aprovecha la oportunidad para pegarle a la RSE.  

Empecemos por el título, sarcástico, en el estilo de la revista, pero más duro de lo normal.  Lo podríamos traducir como:

Venga Sr. Porter!  La nueva gran idea del más grande gurú viviente de los negocios parece un poco cruda.

Derrocha sarcasmo al decir que el gran gurú trae una idea que no es gran cosa y encima no está elaborada.  Además añade con alevosía que Porter no ha tenido el equivalente de un gran éxito desde hace 20 años.  El nombre el coautor Kramer ni se menciona, lo que hace pensar que es un argumento personal contra Porter.

De semejante manera en nuestro artículo decíamos que: Solo autores como Porter y Kramer se pueden dar el lujo de publicar un artículo con un subtítulo ……   tan exagerado  (Como reinventar el capitalismo y desatar una ola de innovación y crecimiento) ……….Pero no es lo que dice que es, ni añade mucho. …El problema está en hacernos creer que hay una propuesta revolucionaria.

Después la columna añade:   El respaldo de la marca del Sr. Porter depende en gran medida de la recepción que tenga su última gran idea.

Coincidimos con The Economist en que Porter quiere mantener la vigencia de su “marca” publicando supuestamente grandes ideas como decía el título del artículo.  Nosotros decíamos que Cada artículo cuatrienal es una extrapolación conceptual del anterior. Hay que inventar algo nuevo para publicar.

The Economist señala que:  Algunos de los ejemplos que Porter proporciona son conocidos:  La “ecomagination” de GE, y la reducción de los empaques de Walmart, algo que también comentábamos.

Pero la coincidencia más de fondo está en la crítica a que no añade nada con respecto al cómo implementar las ideas.  Nosotros decíamos (en negrilla el original):

Pero el problema no es la falta de conocimiento de lo que hay que hacer, el problema es la falta de implementación de las ideas. La implementación tampoco les preocupa, ni lo mencionan.  Solo les preocupa lo conceptual.  Yo diría la parte fácil. En cómo asegurar una implementación más efectiva no proponen nada.

The Economist lo critica por ingenuo

Sus argumentos tienen algunas fallas comunes:  persistentemente subestima los equilibrios que las empresas tienen que hacer frecuentemente, aun en emprendimientos que tienen un gran potencial para el bien social.

Y la ilustración lo pone de realce.  La sociedad sentada sobre el planeta tierra tratando de encantar con su música a la serpiente roja del dinero y de la ambición, cada uno en una balanza donde supuestamente se equilibran ambos intereses.

Pero el columnista no solo critica a Porter sino que a todo el movimiento de la RSE.  Vuelven al escepticismo del suplemento especial de la revista del 2005 cuando dice que Porter está en lo correcto cuando dice que “la RSE—la respuesta preferida de los Consejos Directivos a esta crisis de legitimidad --- es una etiqueta caduca………… pocas personas, fuera de la industria de relaciones públicas pueden escuchar aquellos mantras de “ganar-ganar” o de “ganar haciendo el bien” sin hacer muecas.

¡Pero seguro que la solución no está en cambiar la etiqueta como sugieren algunos! 

Reconoce, no obstante, que grandes empresas líderes si basan sus estrategias en las  prácticas responsables, y cita a Pepsico, Nestlé, Prudential (del Reino Unido) y Petrobras.  Pero los cita como una excepción más que como la regla.  Y en contraparte cita al ex Secretario del Tesoro y ex Presidente de Harvard, Larry Summers que al escuchar estas ideas alguien le oyó exclamar  ¿Y en serio Ud. cree en esta @#$!x!?   

Siempre se puede encontrar alguna cita que apoye nuestras ideas.

Y nosotros que pensábamos que este escepticismo ya estaba superado.

Afortunadamente nos queda el consuelo de que el interés por el tema va en aumento.  Tenemos que luchar para que el interés sea hacia el lado positivo.

1 comentario:

Jordi Morrós dijo...

En español hay una frase muy gráfica que dice: "si ladran es que cabalgamos".

Y quizás no deja de ser una buena señal para la RSE que precisamente sea "The Economist" (la Biblia extraoficial pero bastante real del capitalismo en su versión linea dura) quien a estas alturas de la partida ladre otra vez respecto a la RSE.

Y de paso que "The Economist" le atice un poco a Michael Porter no me negaréis que no tiene su pequeña y concreta dosis de morbo. Porter es lo suficientmenet guru o vaca sagrada como para que ya no le afecten mucho estas diatribas, y de paso le promocionan en un medio del alcance de "The Economist" (otro dicho castellano ilustrativo, "mejor que hablen de mí aunque sea mal").