domingo, 2 de mayo de 2010

Virginidad, premios y responsabilidad social

Recientemente leí un artículo que expresaba que en un país “Sólo hay 500 empresas socialmente responsables” Se refería a las empresas que durante el año 2010 habían recibido un reconocimiento como empresa socialmente responsable, de las 1.000 candidatas. Supuestamente ello quiere decir que el distintivo coloca a aquellas empresas en un club exclusivo.
Al leer el titular del artículo me vino a la mente la novela que Enrique Jardiel Poncela publicó en 1930 titulada ¿Pero hubo alguna vez 11.000 vírgenes? Para los más jóvenes que nunca oyeron hablar de él (no es que yo sea tan viejo, pero todavía estaba de moda en mi juventud en los años sesentas), Jardiel Poncela fue un escritor español de novelas, cuentas, aforismos, definiciones, etc., con un elevado sentido cómico-sarcástico-satírico único en su época, precursor de los cómicos modernos.

Jardiel Poncela se refería, incrédulo, a otro club exclusivo. Expresaba su extrañeza de que en las condiciones actuales (1930), hubiera tantos miembros en ese club. También yo expreso mi extrañeza de que en los actuales momentos (2010) haya tantas empresas que puedan calificarse como socialmente responsables en un país. Claro que hay muchas más que tienen ALGUNAS prácticas responsables. Pero de allí a ser socialmente responsable en forma genérica….……

A diferencia de la virginidad, la responsabilidad social de la empresa es parcial. Así como no hay tal cosa como virginidad parcial, tampoco hay tal cosa como empresa totalmente responsable. Comentábamos en un artículo anterior (¿Acreditación de empresas socialmente responsables? en el blog www.cumpetere.blogspot.com), el uso potencialmente engañoso de la calificación de responsabilidad de una empresa.

En general, estos reconocimientos, se otorgan basados en las respuestas que las mismas empresas hacen a un cuestionario. En algunos casos, las respuestas son verificadas con la información de respaldo que proporciona la empresa y otra información de disponibilidad pública. En algunos casos, estos reconocimientos se otorgan no solo a empresas comerciales sino además a campus universitarios a, a departamentos y gerencias de empresas, a clubes de futbol. Entre los ganadores suelen encontrarse fabricantes de licores y tabacaleras

Estos reconocimientos o premios crean conciencia sobre las prácticas responsables y ello es una importante contribución. La publicidad que tiene hace que muchas empresas se intereses en obtenerlos y por ello participan. Es de suponer que al tener que participar hacen mejoras en sus prácticas responsables, lo cual sería una contribución muy positiva, aunque todavía no haya un demostración más que circunstancial de ello. Ojalá alguien hiciera un estudio analítico de cómo la participación en estos concursos ha impactado esas prácticas en la realidad. Se requeriría ver cómo han evolucionado las prácticas antes y después de participar, cuando han dejado de participar, en aquellas empresas que nunca han participado y el país en general, antes de poder atribuirle causalidad a la participación en el reconocimiento.

Sin embargo, las empresas usan y abusan del reconocimiento, haciéndoles creer a los grupos de interés que son empresas responsables, no que tienen ALGUNAS PRACTICAS RESPONSABLES, sino que son socialmente responsables, que son social y ambientalmente vírgenes.

Para ello se han desarrollado talleres sobre cómo responder los cuestionarios y cómo sacarle beneficios al reconocimiento, una vez que lo obtengan. Algunas empresas hasta contratan consultores para responderlos ¿Es la obtención del reconocimiento un objetivo estratégico o es un reconocimiento a prácticas responsables?

Una semana después de serle otorgado el reconocimiento, una de las empresas más respetadas de ese país, considerada líder en el tema de responsabilidad social, ganadora del muchos reconocimientos y premios, era multada en otro país por violaciones a las normas de seguridad laboral en sus plantas en tres ciudades, resultantes en accidentes laborales con amputación.

Esta situación es común a la gran mayoría de los reconocimientos “genéricos” de responsabilidad empresarial, que no distinguen entre algunas prácticas responsables y la responsabilidad total.

¿Tiene esto algo de malo? Sí lo tiene, cuando las empresas lo usan para que los grupos de interés asocien el reconocimiento con que la totalidad de las prácticas son responsables, lo cual no es responsable. Por ejemplo, los consumidores tenemos tan poca información sobre los productos, que podemos creer que con un reconocimiento el producto es responsable, ha sido producido responsablemente, etc. y no hacer más averiguaciones. La empresa se ahorra tener que dar informaciones sobre sus prácticas responsables. Tiene un reconocimiento que las valida.

No tenemos nada en contra de reconocer las prácticas responsables de las empresas. Ello debería hacerse en todos los países. Pero de allí a extender prácticas parciales a responsabilidad total, basado en cuestionarios preparados por la misma empresa, hay un gran trecho. Para poder decir que una empresa es “empresa socialmente responsable” no basta con responder positivamente a un cierto número de las preguntas.
Ojalá los reconocimientos fueran a prácticas específicas y no reconocimientos genéricos. Ojalá que hubiera verificación independiente de las respuestas. Ojalá que la misma institución que otorga los reconocimientos publicitara cuando los reconocidos han dejado de serlo en las prácticas anteriormente reconocidas como responsables. Basta con un Pacto Mundial.

En responsabilidad social y ambiental, no hay vírgenes. Y el que esté libre de culpa, que tire la primera piedra.

P.D. Y si alguno quiere leer la novela de Jardiel Poncela, gracias a la tecnología, y la buena voluntad de una persona de nombre Elsa Martínez, que la digitalizó, está disponible en
http://www.scribd.com/doc/6807389/Jardiel-Poncela-Enrique-Pero-Hubo-Alguna-Vez-Once-Mil-Virgenes

7 comentarios:

Luis Maram dijo...

Estimado Antonio

No pudo haber sido más claro y realista en su comentario. Por si fuera poco, es de alabar su forma elegante de citar organizaciones que, sin decir sus nombres, todos aquellos que leemos del tema, sabemos perfectamente quiénes son.

Felicidades por esta nota.

Marcelo De Filippis dijo...

No se cual sería la manera correcta de evaluar a una empresa si es o no socialmente responsable. Pienso que en la medida que los mismos "públicos meta" sean concientes de “que es” una empresa socialmente responsable, son ellos los que deberían evaluar a las mismas empresas (Clientes, Proveedores, Comunidad).Tal vez esto traiga consigo alguna "trampita" pero será más difícil considerando el número de actores.

El tema de la responsabilidad social de la empresa sea desarrollado en las mismas escuelas es una necesidad. Que los reportes de sostenibilidad sean sujeto de investigaciones y debates en las universidades, es decir, buscar ampliar la masa crítica.

Ya en las universidades es tema de seminarios, charlas, pero no como una materia en si aquí en Paraguay.

Guso dijo...

No solo compartimos el concepto, sino también el encanto por un autor que me dejó también huella en mi juventud.
Ojalá que con esta campaña no nos "Encontremonos en Siberia, vida mía " al tiempo que reconozcamos que Empresa al igual que el " Amor sin escribe sin hache "
Un abrazo

Gabriel dijo...

Hola Antonio:

Sé que Usted no conoce el proceso, de selección de las empresas para el distintivo ESR.

Un servidor lo conoce y muy bien, el dia que guste lo platicamos y verá que la verdad es más abominable de lo que Usted esboza en su nota.

Me gusta leer sus documentos y esta nota me ha ayudado en mi tesis doctoral.

Si gusta nos escribimos de vez en cuando
Saludos

RSE Cemefi dijo...

Estimado Antonio estamos abiertos a platicar y compartir nuestras experiencias contigo la experiencia en México, y no te quedes con lo que leiste en algunas notas, cuando gustes. Consideramos que no tenemos un premio, compartimos que no hay ESR absolutas y como dicen "no estan todos los que son, ni son todos los que estan" pero el proceso ha arrojado a diez años aprendizajes muy valiosos. Saludos!

sacha dijo...

Antonio, coincido en que debemos mirar más las prácticas que a las empresas en su totalidad.
O mejor dicho, analizar las prácticas y paralelamente pensar en estrategias que nos permitan medir cuánto y cómo es socialmente responsable una empresa.
Quedándonos con las prácticas aislads nos puede llevar a tener una mirada polarizada y segmentada del ser empresa, que no deja de ser un todo.

Gracias por ayudarnos a pensar. Un cordial saludo desde Argentina,

Santiago

Mauro Sarmiento dijo...

Hola Antonio,

Lo que leí me hace recordar los premios Abiqua a la Calidad en Brasil.

Nunca han sido otorgados a empresas serias sino para aquellas con procesos judiciales y etc...

Hay un periodista aqui en mi pais que preparó un extenso informe acerca de Antonio Ladeira, el presidente de Abiqua y el resultado lo puede ver en www.denunciapremio.blogspot.com
vale la visita y entender como son seleccionadas las empresas!

Excelente tu nota, hay que seguir aclarando las cosas.

Un abrazo fuerte desde Mexico!

Mauro